La Hipnosis en el Espectáculo


 

Hacen un espectáculo de hipnosis y terminan llamando al SAMUR | ELMUNDO http://www.elmundo.es/madrid/2017/02/18/58a6d1d3468aebdb2d8b4588.html

 

A propósito de esta noticia, es bueno puntualizar que los espectáculos de Hipnosis hacen un flaco favor a la Hipnosis, incluso cuando salen bien, ya que deforman el concepto de la Hipnosis como terapia, y más cuando sucede una situación como esta.

 

En los espectáculos  generalmente no se tiene en cuenta la personalidad de los participantes, algo muy importante,  ya que la Hipnosis tiene una gran capacidad para profundizar en la mente humana, y ese poder es muy bueno para ayudar a curar, no para impresionar al público en general.

 

Además en la terapia el hipnotizador mantiene siempre el contacto con la persona hipnotizada y en todo momento busca su concentración y colaboración en el proceso terapéutico, en ningún momento permite que se abandone a sus pensamientos o divagaciones mentales, que le alejen del proceso hipnótico, como ha sucedido en este caso, ya que la persona, por su facilidad y conexión con el hipnotizador (había asistido ya a otros espectáculos de este hipnotizador), entró en estado de auto-hipnosis sin darse cuenta, sin la dirección del hipnotizador, lo que hizo que posteriormente no siguiera sus instrucciones.

 

Si esta persona ya había escuchado las “claves hipnóticas” en otras ocasiones, es fácil que reaccione a ellas aunque esté en el patio de butacas, y entre por sí misma en ese estado de loop (bucle), sin ninguna dirección externa. Y quizás más que concentración, lo que manifiesta tener, posiblemente esta persona, es una gran capacidad de profundidad en el estado hipnótico.

 

Lo llamativo es que, como comenta el hipnotizador, hayan pasado situaciones similares (aunque no tan fuertes), en espectáculos de: “Colegas míos  han tenido que parar espectáculos porque alguien no podía separar las manos y se asustaba”. Precisamente ese es el gran peligro de la Hipnosis, que no puedas realizar algo que quieres, y el hipnólogo que te dirige no te pueda ayudar, el estado de impotencia es tal, que puede dejar una huella negativa en la persona de forma gratuita.

 

El hipnólogo antes de aprender a introducir a las personas en el estado hipnótico, tiene que aprender a reconducir a la persona hipnotizada al estado habitual. Y me llama mucho la atención, que sólo estas situaciones se producen porque “… se dan en personas que deseen permanecer en ese estado, personas altamente impresionables que buscan de forma inconsciente la atención…”, y yo me pregunto, el hipnólogo no tiene que saber estar a la altura de las circunstancias, y tener recursos para que no sucedan estas situaciones, y si suceden tener recursos para reconducir tranquilamente a la persona hipnotizada al estado exterior consciente.

 

Es cierto que la hipnosis se utiliza por odontólogos, médicos y psicólogos, pero siempre dentro de procesos terapéuticos y conociendo la personalidad del sujeto a hipnotizar, y siguiendo unos protocolos que salvaguardan todo el proceso hipnótico, y casi siempre es un proceso individual, no colectivo, para estar atento y no se produzca ninguna situación conflictiva, como la que ha sucedido en este espectáculo.

 

Noticias como esta no hacen ningún bien a la Hipnosis como terapia complementaria que cada vez se emplea más tanto en Psicología, Medicina, Odontología, Deporte, etc., con excepcionales resultados. Es una pena que la publicidad de la Hipnosis se produzca negativamente, con casos como este, tenga que intervenir unidades sanitarias y todo siga igual………..

 

José Elías Fernández

 

Presidente de la Asociación Española de Hipnosis