Verdades y mentiras sobre la hipnosis clínica.

Eficacia de la hipnosis clínica: Resumen de su evidencia empírica.

 

Este es un artículo escrito por M. Elena Mendoza y Antonio Capafons .

 

Estos autores exponen que buena parte de los estudios sobre la eficacia de la hipnosis clínica no cumplen con criterios metodológicos estrictos en diversas áreas de aplicación, no obstante, el hecho de que un estudio en particular no cumpla estos criterios, no implica necesariamente que dicho tratamiento sea ineficaz.

 Una de las mayores evidencia empírica de la eficacia de la hipnosis en psicología es en el manejo del dolor.

La investigación indica que la hipnosis puede contribuir a la eficacia de la terapia cognitivo- comportamental  para tratar la ansiedad.

La hipnosis sirve como coadyuvante a la terapia cognitivo-comportamental para el tratamiento de la obesidad se considera como “posiblemente eficaz”.

Los resultados de los estudios en cuando a la depresión permiten considerar el tratamiento de hipnoterapia cognitiva como probablemente eficaz.

La hipnosis se puede considerar como un tratamiento “posiblemente eficaz” para dejar de fumar.

En el tratamiento del trauma el grupo de hipnosis necesitó menos sesiones que los otros grupos , siendo junto con el de desensibilización sistemática más eficaz que la terapia psicodinámica en el tratamiento de síntomas intrusivos (Brom, Kleber y Defare, 1989).

En una investigación se analizaron diversos estudios clínicos controlados y aleatorizados, sobre los que se realizó un meta-análisis para evaluar la eficacia de la hipnosis en los trastornos psicosomáticos (Flammer  y Alladin, 2007). Aunque los autores concluyeron que la hipnosis es altamente eficaz en el tratamiento de los trastornos psicosomáticos , estos resultados no son concluyentes.

Los mecanismos mediante los cuales la hipnosis es eficaz en el tratamiento de síndrome de colon irritable no se conocen bien la investigación al repecto indica que los efectos de la hipnosis se relacionan con los cambios en la sensibilidad colorrectal y la mejora de los factores psicológicos. Los efectos sobre la motilidad gastrointestinal y el sistema nervioso autónomo no están claros y requieren más investigación (Gonsalkorale, 2006).

Xu y Cardeña ( 2008) proponen el desarrollo de un programa multifacético para el tratamiento de la diabetes  incluyendo sugestiones hipnóticas para aumentar la adherencia con los programas de ejercicio físico, de dieta y de cuidados médicos, para disminuir el estrés y favorecer la relajación, y para la regulación vascular térmica de los miembros distales.

La hipnosis se ha utilizado con pacientes de cáncer para ayudarles a manejar el dolor, reducir la ansiedad relacionada con los procedimientos médicos y reducir la emesis e hiperémesis posterior a la quimioterapia (Pinnel y Covino, 2000; Néron y Stephenson, 2007.)

Brown y Hammond (2007) revisaron los beneficios y la eficacia de la hipnosis en obstrecticia y partos. En los estudios analizados se encontraron que la hipnosis ayuda a reducir significativamente los dolores  de parto y la necesidad de medicación durante y después del parto.

Imaginación e hipnosis parcen ser métodos de buena relación coste-eficacia para reducir o eliminar verrugas  (Lynn y Kirsch, 2006.)

La hipnosis se muestra posiblemente eficaz en la disminución de la obstrucción de la vías respiratorias  y en la estabilización de la hiper –respuesta respiratoria en algunas personas , pero no hay evidencia suficiente de que la hipnosis afecte a los procesos inflamatorios del asma.

Algunos estudios han informado de la capacidad de la hipnosis para aumentar el funcionamiento inmune pero se necesita más investigaciones al  respecto.

Añadir la hipnosis al tratamiento médico estándar de la hipertensión puede ser beneficioso (Raskin et al. , 1999).

Según la literatura la hipnosis puede ser de ayuda en el alivio del tinnitus, aunque es necesario realizar más investigación para establecer su eficacia.

Con respecto a la odontología la hipnosis tiene diversas aplicaciones.

Hay un estudio que establece que la aplicación de la hipnosis para tratar la eneuresis nocturna infantil es un tratamiento “posiblemente eficaz” (Edwards y Van Der Spuy, 1985).